La inspiración encontrada en el ‘street style’ de las semanas de la moda no tiene fin y ahora que viene el frío la necesitamos más que nunca

La inspiración que proporciona el street style de las semanas de la moda no tiene fin. La concatenación de desfiles que se produce de una punta a otra del planeta –Nueva York, Londres, España, Milán, París…– es caldo de cultivo para nuevas ideas, tendencias e incluso gestos de moda. Un período impregnado de novedad que siempre es bien recibido por el armario femenino, sobre todo cuando septiembre va llegando a término y el cambio de estación se presenta inminente, como es el caso. Entonces, más que nunca, necesitamos ayuda para adaptar nuestro look de verano al creciente frío.

A sabiendas de que posponemos el cambio de armario de primavera-verano a otoño-invierno hasta el límite, el salto entre temporadas demanda pequeños trucos de estilismo que sirvan para sobrellevar el entretiempo y la bajada de temperaturas que se produce con estilismos «de paso». Estos son los tips que hemos encontrado para arropar los vestidos cuando empieza a picar el frío.

Slip dress… pero con jersey superpuesto + sneakers

El vestido que adoraban las supermodelos de los 90 – un traje de tejido ligero y con algo de brillo (piel de ángel, satén o seda, preferiblemente), corte al bies y tirantes finísimos– ha demostrado admitir tantas vueltas de tuerca como tu mente alcance a imaginar. La consecuencia directa que se desprende de este carácter camaleónico es su ubicuidad estacional. Para el otoño, por ejemplo, basta con superponer un jersey de cuello vuelto y sustituir las sandalias por unas sneakers con calcetines.

 

 

Peto vaquero… pero con camiseta debajo y botines

Los petos vaqueros son igual de incombustibles que el mejor par de jeans. No solo por la cantidad de cortes, tejios y siluetas que son capaces de soportar, sino también por la variedad de versiones y compañeros de viaje que admiten: desde la más casual (con camiseta de algodón y botines) a la más sofisticada (con blusa de seda y zapatos de tacón).

 

 

Vestido… pero con botas por encima de la rodilla

Haciendo las veces de pantalón, las botas over the knee son un recurso fácil e hiper cool para combatir el frío y prolongar la via útil de ese vestido de verano que tanto adoras. Cubren los centímetros de piel justos y necesarios.

 

 

Traje fluido… pero coordinado

Se pueden llevar solos (en verano) o acompañados (en otoño), como este vestido y gabardina a juego fabricados con el tejido de los chubasqueros.

Fuente: Vogue

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here