El terciopelo está por todas partes. Desde las tiendas low cost a las grandes firmas de moda, todos han caído antes o después en este tejido que hace unos años nos parecía completamente pasado de moda. 

Sin embargo, la moda es cíclica y todo vuelve. Aquello que te horrorizaba, con el paso de los años, se acabará convirtiendo en tu prenda fetiche y cuando te quieras dar cuenta desearás con las mismas ganas que hace 10 años atrás llevar unos pantalones que te encantaron y que tiraste a la basura.

Nunca un tejido como ha sido capaz de despertar tanto amor u odio como el terciopelo. Tiene un porte regio que recuerda a los tapizados de las sillas, pero si se sabe combinar es muy cool.

Aquí van algunos ejemplos:

unnamed-2

 

unnamed-1

 

unnamed

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here