Una imagen de Sabina Socol en el ‘street style’ de Nueva York ha bastado para mostrar cuál es la evolución del look invernal de las francesas que promete ser ubicuo hasta la primavera.

Un repaso por las galerías de street style de Nueva York viene a confirmar lo que se apuntaba la temporada pasada: a grandes rasgos, la teatralidad ha muerto en favor de una practicidad abrumadora materializada en abrigos plumas, denim, jerséis y botines de tacón sensato. Hay excepciones en forma desuperposiciones doblesacabados de charol bolsos transparentes, por supuesto, pero lo cierto es que buena parte de los looks de las insidersdurante esta semana podrían trasladarse al día a día sin demasiadas transformaciones. Y ese espíritu neoyorquino podría haber encontrado su quintaesencia, precisamente, en una francesa: Sabina Socol. Es ella, con sus vaqueros, su gabardina y sus tres detalles bien escogidos quien ha resumido el alma casual de la gran manzana, confirmado cuál es el look de entretiempo (apto para el frío) más efectivo de todos los tiempos y el nuevo uniforme de las parisinas.

La generación compuesta por esta periodista, la empresaria Jeanne Damasy la insider Camille Charrière (entre otras) ha ido construyendo a golpe de look el concepto renovado de effortless, uno basado en unos pantalones que medio mundo tiene en su armario desde el siglo XX y jerséis básicos que no entienden de la temporalidad de las tendencias. Un estilismo tan inmortal como el aura (o el cliché de aura) que envuelve a esta nacionalidad pero que, sin embargo, Socol ha situado en el aquí y ahora con solamente un par de gestos. 

 

 

 

La gabardina 

 A pesar de el trench sea una pieza que casi desde su nacimiento en 1914 ha estado ligada a cualquier tipo de look en cualquier momento histórico (y de esto el cine tiene buena parte de culpa), parece que la primavera de 2018 se está perfilando como la edad de oro de la pieza. Y efectos brillantes y reinvención de patrones de lado, la más clásica de Burberry parece la favorita de las francesas y, para qué mentir, también la más versátil.  

El bolso vintage 

En concreto, el nuevo hallazgo que está conquistando a las alumnas avezadas en materia de tendencias: el Baguette de Fendi (creado en 1997 por Silvia Venturini) de lona con el estampado Zucca, el que hace del logo un print en tonos marrones. Es la confirmación definitiva de que los bolsos que llevó Sarah Jessica Parker en su papel de Carrie Bradshaw en Sexo en Nueva York han vuelto y, con ellos, la estética de principios de los años 2000. Al fin y al cabo, la rueda temporal (de la moda) manda.  

La fórmula de las tres piezas 

Entendida como una base de neutros y la adición de una tercera capa en forma de pieza exterior que no interrumpa el tono y, aun así, aporte al mismo tiempo dimensión y mayor lectura. La máxima es que potencie la intención inicial y sean los accesorios los encargados de añadir la sorpresa.

Fuente: Vogue

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here