Queremos llevar jersey de cuello vuelto, y queremos hacerlo ya (con estos looks)

 In MODA/MUJER

Queda abierta la veda de una de las piezas epítomes del frío y, por supuesto, de los estilismos diferentes que juegan con ella

Puede que sea porque acaba de lanzarse el ya viral anuncio de la Lotería de Navidad 2017, porque las temperaturas siguen descendiendo o porque la decoración propia de diciembre ya está inundando calles y tiendas. Puede ser por todos esos motivos juntos o por otros que aquí no se mencionan, pero la cuestión es que junto a abrigos de peluche y cualquier pieza de punto grueso, nos apetece cada vez más llevar un jersey de cuello vuelto. Y queremos hacerlo ya. Pero claro, no de cualquier manera, sino conlooks menos evidentes de los que incluyen vaqueros.

No es que haya que desdeñar los maridajes con jeans, ni mucho menos. Sencillamente, son una pieza tan universal que se ha convertido en la opción obvia (e infalible) para un altísimo número de personas y, por tanto una lección aprendida que ya se da por supuesta. Por eso, en este artículo hemos preferido recopilar looksque, a pesar de ser un poco más complejos, resultan igualmente accesibles, mutables, versátiles y, por supuesto, apetecibles.

 

 

Con vestido de largo mini, botas over the knee y boina

 Una falda corta unida a una manga larga es una de las contradicciones más maravillosas en las que se puede caer. Basta con compensar zonas descubiertas y dejar que accesorios como boinas y botas altas jueguen su papel. Añadir el jersey de cuello vuelto bajo el vestido y dejar que asome por la zona del escote puede parecer accesorio, pero suma (muchos) puntos.

 

En formato total look (lady)

Sumarle a este jersey una falda midi del mismo color es una de las mejores ideas que se puede tener, especialmente cuando el negro es el tono protagonista y son unas sandalias las que terminan el look. Sí, este puede ser el perfecto estilismo para esa comida de trabajo que tienes prevista.

 

 

Con una falda midi de tablas y botas altas

Es la evolución del anterior, la muestra de que la suma de las mismas piezas puede dar resultados y efectos muy diferentes según las vocaciones que entren en juego. El negro es la apuesta segura y sofisticada, pero otros tonos como el celeste o losnude pueden fomentar la pátina de lo nuevo tanto como el botín-calcetín.

 

 

Con vestido de tirantes y calcetines

He aquí el epítome del entretiempo, el juego de capas definitivo: el ya archiconocido pero siempre efectivo recurso de colocar un jersey bajo el vestido del verano y añadir los zapatos que se prefieran, pero siempre con calcetines cortos en un look de ‘ahora o nunca’.

 

 

Con chaqueta de pana (o terciopelo)

Sí, con esa que no tenías muy claro cómo combinar más allá de camisetas y vaqueros, la que tiene reminiscencias college de los años 70 y que, normalmente, viene teñida en colores tierra. La que es un poco oversize y, en realidad, se lleva a las mil maravillas con jerséis a tono, faldas lápiz y labios dark.

Fuente: Vogue

Recent Posts

Leave a Comment

Contacto

Nos pondremos en contacto contigo en la mayor brevedad posible.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search