Margot Robbie en los Oscar 2018 ha llevado el vestido con el que muchas novias sueñan

 In MODA/MUJER

Una de las actrices más esperadas ha llegado con un look en blanco roto firmado por Chanel de clara inspiración nupcial.

 

 

Comenzó como una sospecha en el almuerzo previo de los Oscar 2018, una que creció en el evento que precedía a los BAFTA: parecía que Margot Robbie estaba encontrando en Chanel a su firma de cabecera para las grandes ocasiones; un salvavidas estético que tenía unas coordenadas muy concretas. Y sí, las predicciones se han cumplido, porque la nominada a Mejor Actriz por Yo, Tonya, película que también ha producido, ha llegado a la alfombra roja del Teatro Dolby con un vestido en blanco roto firmado por la casa que capitanea Karl Lagerfeld.

 

Ver 58 fotos
La alfombra roja de los premios Oscar 2018

 

No puedo creerme que esté llevando un vestido de Alta Costura hecho para mí por Karl Lagerfeld en Chanel”, ha declarado la actriz, recogido por The Fashion Court. “Es una fantasía. Me siento yo misma pero también más glamourosa de lo que nunca he soñado que podría estar en los Oscar”, ha rematado. Así, con contundencia, ha mostrado lo segura que se siente con un vestido que tiene muchos más detalles de los que pueden apreciarse con un vistazo rápido y ¿acaso no es eso lo que buscan muchas, pero que muchas novias?

 

 

La base del patrón es un sencillo tubo con escote palabra de honor, forma a partir de la cual se va construyendo un diseño más rico, en gran parte, gracias a una sobrefalda cruzada que nace de la cintura y termina en una pequeña cola que se antoja más que perfecta para esas novias que quieran una cómoda. Pero, claro está, el diseño no termina ahí: es en la parte superior donde se encuentran los detalles más llamativos, los conformados por una suerte de tiras de tul, hilos y aplicaciones brillantes que cruzan el pecho como si de una guirnalda se tratase, una que se engancha en cada extremo del escote y vuelve a caer alrededor de los brazos, como si de unoff the shoulders renovado se tratase. 

Las reminiscencias a ese Tom Ford blanco que llevó Gwyneth Paltrow en 2012 son inevitables, en tanto que vocación escultural, pero las diferencias son obvias y suficientes como para que este vestido cobre entidad propia y, una predicción, pase a formar parte de un buen puñado de listas de vestidos favoritos de la historia de los Oscar. Porque lo que es innegable es que en la de Margot Robbie, ya está; y en la de alguna que otra futura novia, también.

Fuente: Vogue-María José Pérez Méndez

Recent Posts

Leave a Comment

Contacto

Nos pondremos en contacto contigo en la mayor brevedad posible.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search