Finales de junio y tú ahí, disfrutando de la playa de nuevo en la normalidad pero con un calor abrasador, sudando a más no poder y una sed desesperante.

Corres hacia el chiringuito sin las cholas y con los pies ardiendo por el calor de la arena hasta que pisas la sombra debajo del toldo cuando llegas a tu destino. Resoplas. Pero ahora la pregunta es: ¿y qué puedo tomarme yo que me quite estos calores?

Lo mejor será siempre beber agua, pero sé que la idea te horroriza y que sería lo último en lo que pensarías en un día de relax en la playa sin que sintieras que tu vida carece de sentido. 

“¡Ah claro, un refresco!”, piensas. Pero como ya sabes la mayoría de estas bebidas están repletas de azúcares, calorías y gases. No son lo más recomendable ni para tu salud ni para mantenerte en forma y vuelves a horrorizarte.

Para que tu visita a la playa no transcurra entre drama y drama (recuerda que has ido a relajarte) voy a enseñarte las tres mejores maneras de refrescarte de forma saludable. Todas sin azúcar y casi sin calorías.

AGUA CON SABORES

Si insistes en el agua bien fría puedes probar a darle sabor usando frutas o verduras, o ambas cosas y no sumarás calorías. La naranja, el limón, el melocotón o incluso el pepino irán bien. Pide que te las corten en rodajas finitas y que las echen en tu vaso o en tu botella de agua. Déjalas macerar unos minutos y ya puedes probarla. Que no se olviden de echarte hielo. Y si lo que te cuesta es renunciar a las burbujas de un refresco pide que ese vaso o botella de agua sea con gas. 

INFUSIONES O TÉ FRÍO

Son perfectas en cualquier momento del día. En verano tómalas frías para que te hidraten y refresquen al mismo tiempo.

Calienta agua e infusiona las hierbas que más te gusten: hierbabuena, menta, manzanilla, té verde, cualquiera te vale. Déjalas reposar unos minutos. Cuela el agua y espera a que se enfríe. Añade hielo picado justo antes de tomarla. Si usas lima u hojas de menta te refrescará más.

Si como yo prefieres el café a las infusiones entonces un solo con hielo endulzado con canela o vainilla es opción ganadora. Adiós al azúcar.

GRANIZADOS DE FRUTAS

La naturaleza es sabia y en verano llena los campos de frutas dulces y refrescantes que luego acaban en el estante de tu supermercado. Aprovéchalas para hacer batidos y zumos. Los mejores son el melón, la sandía, los melocotones, las frambuesas y la piña.

Trocéala y congélala unas horas antes de preparar tu granizado. Una vez congelada bátela con un poco de agua, con una bebida vegetal o con agua de coco. Al ser frutas dulces no necesitarán azúcar y no sumarás calorías. Si vas con prisa o te olvidaste de congelar la fruta con tiempo, trocéala en el momento y añádela con cubitos de hielo a la batidora. La batidora tiene que ser potente para que pueda picar el hielo y la fruta congelada.

Estos consejos son parte del proyecto ‘Cada Lenteja con su Pareja’ en el que con diariodeavisos.com y supermercados Lidl en Canarias trabajamos para mejorar los hábitos de alimentación de los canarios.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here