El traje de chaqueta que no pararás de ver este otoño es el vaquero

 In MODA/COMPLEMENTOS, MODA/MUJER

He aquí el ejemplo perfecto de cómo la tendencia de pasarela del doble denim tiene calado en el ‘street style’

Aunque haya tendencias que nazcan directamente de él, el street style puede seguir actuando como un filtro de las propuestas que los diseñadores suben a la pasarela: selecciona aquellas que le gustan (como ente que es), las hace suyas de mil y una formas (tantas como rostros aparezcan) y las mastica ligeramente para que lleguen almainstream. Y esa función continúa siendo maravillosa, básicamente porque facilita la lectura de las prendas, colores, tejidos y looks que se llevarán y, por supuesto, la adaptación inmediata. ¿El último caso? El doble denim o Texas tuxedo.

El segundo apelativo para definir a la tendencia no es en absoluto aleatorio. La conexión del tejido con los parajes desérticos de Estados Unidos es (casi) universal, de modo que el asociar el denim con el estilo casual norteamericanose atonja como consecuencia lógica que firmas emblemáticas (y aquí mencionar a Levi’s es inevitable) se han encargado de fomentar a lo largo de los años. Pero han sido Calvin Klein Jeans Established 1978, Christian Dior o Stella McCartney los que han llevado el vaquero hasta su extremo vistiendo a sus modelos de pies a cabeza con este material, consiguiendo un efecto de 1)total look monocolor y 2) traje de chaqueta informal.

Los tres ejemplos anteriormente citados han empleado los vaqueros amplios y las chaquetas abotonadas y más o menos ajustadas como vertebradores,siempre en el mismo tono claro u oscuro. Sin embargo, en el momento en el que el doble denim llega a los looks de las insiders, la libertad hace acto de presencia para introducir unos cuantos giros y, de paso, regalar un manual de uso aplicable desde ya. 

 

 

Como traje de chaqueta (literalmente) 

Esto es, dejando que el pantalón y la cazadora vaquera adquieran todo el protagonismo que merecen. Los bordados y adornos en la espalda de la parte superior ayudarán a ello, aunque la pátina casual que pueden aportar deberá ser contrarrestada con recogidos pulidos y accesorios con carácter.

 

 

Con una camisa blanca y salones especiales 

Un lavado claro suele estar ligado a estilismos diurnos relajados, así que si lo que se busca es mantener cierta sofisticación, un básico como una camisa blanca resulta una gran idea. Y sí, los tacones de perfil clásico pero con un giro inesperado suman puntos.

 

 

Con una camisa masculina de rayas 

El planteamiento es muy similar al anterior, solo que aquí la vocación masculina se adueña del conjunto para hacerlo, quizás, menos obvio. Si al final del día se prefiere algo más undone, la solución pasa por anudar la cazadora a la cintura.

 

 

Con falda 

Ya lanzamos el aviso: las nórdicas están escribiendo los nuevos códigos a la hora de llevar el traje de chaqueta, y pasa por incluir una falda corta y zapatillas deportivas. Esta bien podría ser la versión casual de aquello, sobre todo cuando en la ecuación entran cropped tops y bolsos de lona. Sí, hay cierto riesgo, pero la unidad del denim y unos pendientes vistosos (sobre todo cuando hay un pixie de por medio) ayudan a minimizarlo.

Recent Posts

Leave a Comment

Contacto

Nos pondremos en contacto contigo en la mayor brevedad posible.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search