La consejera de Turismo del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, no prevé que la anunciada apertura de España a partir del 1 de julio lleve aparejada una rápida reactivación del sector turístico en las islas y mantiene unas previsiones moderadas, lejos de las expectativas más optimistas alentadas por la reactivación de vuelos y la supresión de la cuarentena para viajeros internacionales.

Castilla, que hoy participa por videoconferencia en la conferencia sectorial de Turismo convocada por la ministra Maroto para coordinarse con las autonomías, recuerda que pese a los elementos positivos el panorama no está en absoluto despejado y aún se deben aclarar muchos aspectos para encauzar la recuperación.

«La vuelta a la normalidad será lenta y no exenta de complicaciones», señala la consejera, «a pesar de que ya tenemos fecha clara de apertura, engrasar la maquinaria del turismo después de haber alcanzado el nivel cero necesita de un ajuste fino», añade. Este ajuste pasa necesariamente por garantizar la seguridad sanitaria, pero el despegue del turismo dependerá además, según recalca la consejera, de otros factores relacionados: la apertura de fronteras de los países emisores, las recomendaciones de viaje que haga cada país -algunos como Francia desaconsejan visitar España-, la puesta a punto de la oferta alojativa, la capacidad aérea que se ponga a la venta tanto a Canarias como a destinos competidores y la demanda de viajes  por parte de los consumidores.

En cuanto a los movimientos que se hayan podido detectar en la búsqueda de vuelos a las islas tras el anuncio de que las aerolíneas van a reactivar las conexiones, Castilla señala que el número de búsquedas no es significativo todavía, y menos aún el de reservas. Un factor que destaca Castilla es que la crisis del coronavirus ha reducido la renta disponible y la confianza de los ciudadanos en el futuro, lo que unido al miedo al contagio «tendrá como consecuencia un importante descenso de la demanda de viajes con relación a años anteriores», asegura.

Con los datos hoy disponibles, la previsión es que la presencia de turismo internacional en verano sea de carácter residual en comparación con una temporada estival normal, por lo que la consejera apuesta por que Canarias se centre a corto plazo en el turismo local y algo de turismo peninsular, y esforzarse en hacer llegar al resto del mundo una imagen de «buen hacer» -en el funcionamiento y seguridad de aeropuertos, hoteles, playas, etc.- que sirva de reclamo para arrancar definitivamente en invierno de forma «sólida y segura».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here