“Tengo 99 problemas y el aceite de coco soluciona 86 de ellos”, reza un meme, muy famoso entre las Beauty Junkies. Que el aceite de coco cuenta con el beneplácito y adoración de una larga lista de celebrities –incluidas Gwyneth PaltrowJennifer Aniston y el clan Kardashian– no es nada nuevo. Y en esa larga lista de bondades idolatradas por todas ellas, hay unas cuantas que tienen que ver con el pelo. Que se lo pregunten a Blake Lively –por poner un ejemplo de celeb con supermelena que adora el aceite de coco–. Hace tiempo contó a The Cut que aprendió de su madre el truco de ponerse aceite de coco en las puntas antes de lavarse el pelo. Y a las pruebas (de su éxito) nos remitimos: la actriz tiene una de las melenas más bonitas y brillantes del star system.

Pero con permiso de todas esas celebs que juraron amor eterno al aceite de coco, esta vez vamos hablar de las bondades y de todos los usos que tiene en materia capilar, según los expertos. Hemos hablado con estilistas y expertos en cabello para elaborar la guía de uso que tiene este aceite, casi mágico, en nuestras melenas. Miriam Quevedo, creadora de una de las firmas cosméticas más potentes en tratamientos rejuvenecedores para cabello y cuero cabelludo, nos explica cómo elegir un buen aceite de coco. “A mí me gusta utilizar aceite de coco virgen, que no es más que el aceite que se obtiene de la pulpa fresca y madura del coco por medios mecánicos o naturales, con o sin el uso de calor y sin procesos de refinado químico, para aplicar directamente. De esta manera se preserva su valor nutritivo (vitaminas y minerales) y su contenido en sustancias biológicamente activas y beneficiosas”, afirma la experta, que cuenta en su línea de productos con formulaciones a base de tensioactivos de coco. Y es que el aceite de coco, no solo tiene un gran poder hidratante, sino también propiedades antivirales y antimicrobianas, menos conocidas para el resto de los mortales que pensábamos que solo servía para hidratar la melena.

#1. Para controlar el encrespamiento y domar los rizos

Tanto Alberto Sanguino, responsable de formación de Llongueras, como David Lesur, director de formación de David Künzle, nos confirman que el aceite de coco se puede usar para controlar el encrespamiento y para definir y controlar los rizos. Evidentemente, este truco no es apto para cabellos finos que tiendan a engrasarse, pero en melenas de cabello grueso o rizado con tendencia al encrespamiento, funciona. Sanguino aconseja aplicarlo con el cabello limpio y húmedo en medios y puntas “como si se tratarse de una espuma o un gel. Las cantidades de aceite que se deben aplicar siempre deben ser pequeñas, aunque cuanto más fuerte sea el rizo y más cantidad de cabello se tenga, se deberá usar más cantidad de producto. Y a la inversa”, afirma el experto. 

#2. Pretratamiento para el pelo y cuero cabelludo

Dado que este aceite, tal y como explica Quevedo, tiene propiedades antimicrobianas y es perfecto para hidratar y suavizar la piel del cuero cabelludo ayudando a un crecimiento más saludable, se aconseja usarlo como pre-tratamiento en cabello y cuero cabelludo, dejándolo actuar unas 8 horas antes de aclarar y lavando después el pelo con normalidad. “Gracias a sus vitaminas y ácidos grasos, este aceite nutre el cuero cabelludo y tiene muy buena afinidad molecular con la fibra del cabello”, explica.

#3. Un sérum para las puntas abiertas

David Lesur nos confirma que el aceite de coco puede usarse a modo de sérum en las puntas abiertas y el experto de Llongueras nos da un truco más para reinventar este uso. “Después del lavado, con el pelo húmedo, derrite una pequeña cantidad de aceite en la mano y aplícalo sobre las puntas dañadas. A continuación, sécalo con secador o si prefieres déjalo secar al aire”.

#4. Un tratamiento hidratante (ligeramente protector) antes de tomar el sol

Lo ideal es usar siempre protectores solares específicos para el cabello, pero como solución de emergencia, el aceite de coco podría funcionar como protector ligero del cabello en la playa. Así nos lo confirma Patrick Phelippeau, director y coach de Jean Louis David: “Este aceite penetra profundamente en el cabello y lo protege durante el baño en el mar al evitar que lleguen las impurezas del agua, como el yodo, a la fibra. El agua salada se deslizará gracias a la película grasa que deja el aceite, por lo que los efectos dañinos de la sal y del cloro serán mucho menores. El ácido láurico que contiene el aceite de coco protegerá el cabello de las agresiones externas y fortalecerá el cuero cabelludo”, explica. Además, según Alberto Sanguino, el calor intensificará los efectos reparadores del aceite.

#5. Como cera de peinado y para crear efecto wet

Otro uso inesperado confirmado por los expertos. Desde Tacha nos descubren que esa barrera oleosa que se crea al aplicar este aceite en el pelo ayuda a desenredar y a crear un efecto wet. Y el experto de Llongueras lo recomienda incluso a modo de cera de peinado en cabellos cortos. En este caso se aplica una cantidad muy pequeña antes o después del secado, moldeando el cabello después. “Si no hace calor, el aceite, una vez seco, se solidifica de nuevo y aporta una fijación extra”, explica. 

#6. Tratamiento hidratante (rápido)

Aunque más adelante hablaremos de los tratamientos de choque que se pueden hacer con aceite de coco cuando se tiene más tiempo, existe un truco rápido muy efectivo. Así nos lo explica Gabriel Llano, director creativo de Salones Moncho Moreno. “Se mete en un bol, se calienta y cuando esté líquido se aplica de medio a puntas. Se deja un hora u hora y media, dependiendo de la porosidad del cabello, y se finaliza lavando el cabello”.

#7. Tratamiento de reparación intensiva (versión larga)

Si tienes más tiempo puedes llevar a cabo este paso a paso que nos propone Alberto Sanguino y que consiste en: lavar el cabello con un champú detoxificante de pH neutro, retirar la humedad y aplicar el aceite de medios a puntas. Después se recoge el pelo en un moño protegiendo el cabello con un film transparente o gorro de ducha y  se aplica calor unos 2 o 3 minutos, en intervalos de 15 minutos, unas 2 o 3 veces. Después se aclara y se lava el pelo. Aunque se puede dejar mínimo una hora, después de hacer los procesos de calor, si lo dejas actuar durante todo el día o duermes con la melena embadurnada en aceite, la hidratación será aún más intensiva.

#8. Masajes en el cuero cabelludo

Sí, aunque la idea de poner aceite en el cuero cabelludo pueda dar cierto reparo, el experto de Jean Louis David nos confirma que es recomendable hacerlo. “El aceite de coco es conocido por su papel antibacteriano, a la vez que nutre profundamente la piel y acaba con los problemas de sequedad. Es recomendable usar el aceite de coco para dar un masaje relajante por el cráneo, ya que estimulará el cuero cabelludo mientras que alivia la sequedad y lo cuida, devolviéndole su fuerza, eliminando la caspa y aliviando el picor”, explica. Además, el experto de David Künzle recuerda que es revitalizante.

#9. Una mascarilla casera 

Aunque aplicar aceite de coco en medios y puntas, durante media hora y con el cabello cubierto con una toalla tibia, ya es una mascarilla, hay otras versiones DIY muy recomendables. El equipo de estilistas de Tacha, por ejemplo, aconseja mezclar aceite de coco con aguacate hasta crear la textura de una mascarilla y aplicar en el cabello cubriendo después con un gorro de ducha o papel osmótico, dejando actuar esta mezcla unos 10 minutos. Eso sí, todas estas mascarillas es necesario aplicarlas antes del lavado.

#10. Y si se mezcla con aceite esencial de Ylang Ylang…

Es otra de las opciones. Patrick Phelippeau propone mezclar dos cucharadas de aceite de coco, previamente calentado en un recipiente al baño maría, con tres gotas de aceite esencial de Ylang-Ylang. “Se aplica mecha a mecha distribuyendo bien el aceite, sin poner demasiado, y se cubre con una toalla para mantener el calor, dejándolo actuar durante una hora”, explica. Después, se lava el cabello con normalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here