6 tendencias de novia para Otoño 2018 vistas en la New York Bridal Week

 In MODA/MUJER

Desde el pantalón hasta el corpiño, pasando por los nuevos tocados, esto es todo lo que hemos aprendido de la Semana de la Moda nupcial.

De inicio, la semana de la moda nupcial de Nueva York [la Bridal Week] –que terminó ayer– es bastante diferente de la New York Fashion Week, esos maratonianos (a veces, literalmente) seis días de ready-to-wear que afrontamos a inicios de septiembre. Para quienes no la conozcan, los desfiles y presentaciones nupciales son mucho más relajadas –¿acaso por los dulces y el champán?– y las colecciones no son ‘colecciones’ en sí, ya que se componen principalmente devestidos blancos cercanos a la costura y pensados para un solo día de tu vida.

Dicho esto, hay cierta intersección entre estos dos mundos, las bodas y la moda diaria, a priori tan opuestos. Por ejemplo, la tendencia off-the-shoulders (hombros descubiertos), que hizo su entrada en los desfiles de París en 2014, ahora domina el mercado nupcial. Para el otoño de 2018, los corpiños y los trajes pantalón también han saltado a estas otras pasarelas. A continuación, desgranamos las seis tendencias más representativas de la temporada de novias.

 

 

Ella lleva los pantalones 

Si en tu vida cotidiana no eres de llevar vestido, ¿por qué vas a ponerte uno y además de fiesta en tu boda? Esta temporada, proliferan más que nunca los monos y los pantalones, desde los trajes pantalón depurados de Monique Lhuillier hasta los monos con un gran lazo en el cuerpo de Viktor & Rolf. Sus opciones dejan un poco anticuadas esas fastuosas faldas con cancán; y aún mejor: los pantalones no requieren cambiar de look para el baile.

 

 

Para bodas civiles 

No hace falta decir el ‘sí quiero’ en un ayuntamiento para elegir estos trajes, ideales para novias que buscan un look más informal y desenfadado (por ejemplo, para bodas al aire libre: en la playa, en un jardín…). Georgina Chapman y Keren Craig, diseñadoras de Marchesa, cuentan que sus clientas demandaban vestidos que les sirvieran más allá de la ceremonia, como sus minivestidos de encaje y mangas abullonadas, perfectos tanto para la cena de ensayo como para disfrutar de un brunch. Viktor & Rolf y Lela Rose también ofrecen coquetas opciones de tinte más casual.

 

 

Vuelve el corpiño 

El mes pasado, lo pudimos ver en potentes declinaciones, novedosas y femeninas,en los desfiles de ready-to-wear de diseñadores como Alexander McQueen oErdem. Parece ser que los creadores de moda nupcial andan en la misma onda:Vera Wang deconstruye el corpiño y le añade cinturones tipo liguero en una línea muy parecida a la de su ready-to-wear; y los ceñidos vestidos largos de Inbal Drorversionan la pieza con cristales y pequeños lazos.

 

 

¿Es la manga larga el nuevo naked dress

Durante años nos han invadido estos atrevidísimos vestidos hechos de encaje que apenas tapaban con hilo las partes donde Eva pondría una hoja de parra. Nos parece bien presumir de los dones de la naturaleza, pero a lo mejor a tu madre no le gusta tanto. Quizá esa sea la razón que explica la tendencia opuesta esta temporada, los vestidos de manga larga –como el impresionante e inmaculado diseño en tono marfil que abrió el desfile de Reem Acra–. Quizá sea el extremo más alejado alnaked dress sin caer en las imposiciones maternales. En el caso de Carolina Herrera, su vestido de manga larga presenta una decoración floral en el bajo; mientras que Lela Rose lo salpica con aplicaciones de perlas.

 

 

Una novia bien complementada 

La tradición manda que solo puedes llevar un velo o tocado llamativo si el vestido no lo es. Lo contradice Vera Wang, cuyos vestidos de encaje de aires victorianos se complementan con tocados de plumas; o Naeem Khan, que corona a todas sus novias con velos de flores y pendientes de cuentasElie Saab da incluso otro giro más al velo con una diadema con aplicaciones que se ciñe algo caída por detrás de la cabeza.

 

 

Si te tapas, con capa o minicapa 

Las capas ya llamaron la atención la temporada pasada… pero en el otoño de 2018, estarán por todas partes. Son el complemento ideal para aquellas novias que quieran gozar de cierto drama pero sin recurrir a velos extralargos o sobrefaldas abombadas. Así lo piensa también Monique Lhuillier, que propone una capa con puntos y transparencias sobre un vestido hasta el tobillo. Saab, por su parte, la decora profusamente y le imprime carácter con una capucha. Para un look más suavizado, hay minicapas que apenas cubren los hombros, como las opciones deMarchesa y Zuhair Murad.

Fuente: Vogue

Recent Posts

Leave a Comment

Contacto

Nos pondremos en contacto contigo en la mayor brevedad posible.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search