Diferentes, atrevidos, casi mágicos. Los resumimos en las tendencias que transformarán un look básico en una propuesta con personalidad

Su complejidad es la culpable de todo. Porque hace que dominen casi por completo el look y que la vista, inevitablemente, se dirija al suelo. Estos zapatos desafían al clima, a la gravedad, a cualquier convencionalismo. Y enamoran, fuerte, de un primer vistazo. Son el comodín para elevar las mezclas anodinas. Pero no, el amor no nos ciega y no diremos que son fáciles. Muchos de ellos son una locura imposible de la que extrar, en cualquier caso, una pauta aplicable a versiones más llevaderas. Y con la que llegar a una conclusión: arriesgar (más que nunca) siempre es un sí. 

Probablemente –y como debe ser– tu armario rebosa de básicos y en él perduran tus botines negros para todo, las bailarinas femeninas para los vestidos de verano que tanto adoras, tus granny shoes para los día de «ir más mona», las deportivas de running que tanto has llevado en esos días en los que el athleisure es lo que más apetece… y por supuesto, tus All Star, inseparables de tus vaqueros de corte vintage. La lista es amplia, versátil, apetecible, siempre ligada al concepto de comodidad que implican la mayoría de básicos. Pero salir de la zona de confort siempre es sano y necesario más si la temporada invita al riesgo. Uno que apetece y que no va de la mano, en todos los casos, de infintivos centímetros de altura. Un riesgo que se resume en fantasía, en colores, en piel, en volúmenes, en detalles joya, en volantes, en tachuelas, en hebillas… en la reinvención de cualquier tipo de calzado para hacerlo responsable de un lookazo. Sin embargo, la suma de estos elementos no suele equivaler a un paseo por las nubes. Si estos zapatos no son fáciles, llevarlos con dignidad a veces tampoco lo es. 

 

 

Zapatos abiertos

Una tendencia que suma dos elementos de moda: los mules, las cintas y los elementos al tobillo. Una opción de primavera a la que también se acoplan los tacones intermedios y que es ideal para lucir con calcetines de algodón o lúrex de colores.

 

 

Tacón de aguja

…o la vuelta al estileto híper femenino. Con pulsera, con volante, con detalle refinado en la parte delantera y otras muchas razones para volver a amar el vértigo.

 

 

Detalles al tobillo

Se ven por todas las capitales de la moda. Las propuestas con hebillas al tobillo de Attico y otros diseños que adornan la parte alta del pie son pura inspiración para esta temporada.

 

 

Tacon “Kitten”

Un taconcito pequeño y fino, de unos 3-4cm, que pone el toque coqueto a zapatos joya ideales con calcetines, a sandalias para lucir con unos vaqueros boyfriend.

 

 

 

Siempre piel

Porque los botines y las botas XXL no se van con el invierno y la piel se hace necesaria. Los botines de Céline, los de Louis Vuitton, las botas de Marqués Almeida…dan fe de ello.

 

 

 

Slippers

El invierno ha sido dominio absoluto de Gucci y sus slippers de pelo y piel. La nueva tendencia es hacerlos más lujosos, apostando por el brillo, el color y los detalles sofisticados.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here